Señales de calma de los perros

Marzo 22, 2023


Aunque no cuente con la verbalización, el perro puede presumir de un lenguaje basado en señales y movimientos bastante rico y de comprensión universal. A diferencia de los humanos, cualquier perro de Japón entiende a la perfección los símbolos de un perro occidental, si los dos han tenido un buen proceso de aprendizaje y sociabilización en sus primeros meses de vida.

Algo tan fundamental como mover la cara o lamerse el hocico es señal clara del estado de ánimo del perro y de su percepción ante una situación en concreto. Este lenguaje es aprendido cuando son pequeños y se inicia junto a su madre y hermanos, quienes le enseñan y le orientan correctamente. Gracias a ello, se traspasa a todos los seres de esta especie de forma natural pero en el caso de los humanos es necesario un poco de atención, ya que, por lo general, nosotros tendemos a entendernos con la palabra y no somos tan suspicaces a los movimientos o al lenguaje corporal como los animales.


¿Qué señales malinterpreto de mi perro?


Las señales más importantes que debemos respetar a un perro y que, probablemente, son las más malinterpretadas, son las que se conocen como señales de calma.

Estas señales las emite para atenuar una situación que puede estar poniéndose tensa, por lo que su objetivo es el de calmar al otro interlocutor. Si no somos conocedores del significado de estas señales podremos confundirlas con que el perro no nos hace caso o se lo toma a broma y ejecutar algun castigo después de estas señales puede confundir al perro enormemente frustrándolo o provocando que deje de comunicarse con este lenguaje con otros perros.


Principales señales de calma:

Bostezo

El bostezo expresa incomodidad o desaprobación por algo, por lo que es una señal de alerta. Normalmente va acompañada de un giro de cabeza o algo que le indique al otro perro o humano que no está bien con la situación y que quiere calmarla.

Cuando un perro bosteza y gira su cabeza ante otro perro, el perro al que le está “hablando” probablemente se lamerá el hocico, se girará sobre su espalda y comenzará a hacer algo diferente. El primer perro quería calmar al segundo y lo ha conseguido. De esta forma los perros solucionan sus conflictos.

Lamerse el hocico

Al igual que el bostezo, esta señal indica que el perro se siente incómodo o que necesita parar en lo que está haciendo. Ante un humano se puede dar cuando se está ejecutando un ejercicio excesivo o un adiestramiento exhausto.

Girar el cuerpo o la cabeza

Esta señal acostumbra a ser entre perros. Se da cuando el perro quiere calmar a otro que corre hacia él de forma muy excitada o agresiva. Es una forma de decir que está tranquilo y no quiere problemas. Si lo hace cuando vas a acariciarle significa que se siente incómodo.

Olfatear el suelo

Si tu perro olfatea el suelo antes de acercarse a un perro desconocido es que está alertándole de que no quiere invadir su espacio personal. Es una señal muy común sobre todo en cachorros. También puede darse en situaciones de mucho ruido o estrés donde se sienten intimidados.

Quedarse inmóvil

Esta actitud tiene su origen en el instinto cazador, cuando la presa corre, el predador ataca pero cuando frena, el predador también lo hace. Es su forma de calmar una situación amenazante y puede ocurrir cuando te acercas a él de forma agresiva o lo riñes. también ocurre cuando un perro conoce varios perros desconocidos por primera vez. Se presenta tranquilo y se deja olisquear para permitir que los otros lo conozcan.

Acercarse haciendo una curva

Cuando un perro no quiere intimidar a otro al acercarse camina hacia él haciendo una curva, nunca directamente para no asustarlo. El problema viene cuando lo forzamos a ir directamente, en estas ocasiones puede que uno de los dos perros se ponga nervioso y empiece a ladrar. Nosotros no sabremos qué está pasando y le regañaremos pero la solución es otra: deja la correa floja para entender cómo se están relacionando dos perros y sigue a tu perro si ves que necesita acercarse haciendo una curva más o menos pronunciada.

Otras señales de calma:

  • Echarse al suelo con la barriga hacia abajo es una poderosa señal de calma.

  • Acercarse despacio, dando rodeos, se traduce como inseguridad y lo hacen a menudo para calmar a una persona o a otro perro. Si tu perro se acerca a ti así, debes intentar hablarle bajito y no hacer movimientos bruscos para que se sienta confiado.

  • Sacudirse puede ser un síntoma de estrés con el que liberan tensión. Suele ir acompañado de otras señales.

En lo práctico se conocen más de 30 señales de calma pero conocer las principales te puede ayudar a no malinterpretar una necesidad o instinto de tu perro con un mal comportamiento y aprender a responderlas tal y como él lo necesita para establecer una buena convivencia contigo.